Psicólogo Infantil en Las Palmas

Psicólogo infantil Las Palmas

Terapia psicológica para niños y niñas

En ocasiones, nuestros hijos/as se enfrentan a situaciones complicadas de resolver, o emociones difíciles de comprender para su edad (p.ej., ansiedad, irritabilidad, problemas de conducta, etc.). En estos casos, los/las padres/madres son los primeros afectados por la situación y es cuando surge la necesidad de acudir a un psicólogo/a infantil para que les oriente sobre cuál es la mejor manera de solucionar el problema.

¿Por qué llevar a mi hijo/a a un/a psicólogo/a infantil?

A diferencia de los/las adultos/as, el periodo de crecimiento y desarrollo de los niños y niñas está lleno de cambios y dificultades. Aunque la familia sólo solicita ayuda cuando aparecen problemas de comportamiento evidentes, muchos otros cursan de forma silenciosa y requieren ayuda profesional. Los niños y niñas pueden presentar distintas alteraciones emocionales (ansiedad, estrés, depresión, etc.) o problemas adaptativos (somatizaciones, bajo rendimiento escolar, etc.).

Por otro lado, en muchas ocasiones los padres y madres se pueden sentir preocupados/as y pueden experimentar dudas o temores ante diversos problemas de sus hijos/as (miedos nocturnos, enuresis, ecopresis o la actividad sexual temprana). Aunque la mayor parte de las veces esto se debe a la edad y el periodo del desarrollo, en otras puede ser necesario recibir ayuda profesional o algún tipo de tratamiento psicológico.

Es por todo lo anterior, que una intervención eficaz y a tiempo puede contribuir a aliviar el malestar de su hijo/a y evitar futuros problemas. Como profesionales, los/las psicólogos/as conocemos los factores que pueden estar afectando a tu hijo/a y apostamos por un trabajo integral, abordando en profundidad todos los aspectos del problema.

Tratamiento infanto-juvenil

La intervención se enfoca a las problemáticas que presentan los/las menores, tales como el escaso rendimiento escolar, miedos nocturnos, comportamientos desafiantes, y determinados trastornos como encopresis y enuresis, mediante el empleo de diversas técnicas como las cognitivo-conductuales, el EMDR, la Caja de Arena, etc.

  • Problemas de conducta (desobediencia, inquietud, rabietas, irritabilidad, etc.)
  • Miedos nocturnos
  • Bajo rendimiento escolar
  • Establecimiento o eliminación de rutinas
  • Trastornos del sueño
  • Ecopresis y Enuresis
  • Problemas de Conducta Alimentaria
  • Actividad sexual temprana

 

CONTACTO